CAMUS DICE

Publicado en el blog El Espíritu de los Cínicos, con el mandato de que los amantes del fútbol lo difundamos. Gustoso cumplo con el encargo. ¡Viva el Fútbol! ¡Viva Albert Camus!

Image and video hosting by TinyPic

Modo de uso: utiliza el cartel de Camus en tu blog, twitter
o facebook y demuéstrales a tus amigos intelectual(oid)es que el balompié no es cosa de brutos y alienados. También puedes usarlo para avisar de manera avant-garde que lo único que quieres es ver el PUTO MUNDIAL en paz.

6 comentarios:

LuchinG dijo...

Puedes ver el mundial todo lo que quiereas, no hay una sola persona sobre la faz de la tierra que se salve de tener alguna afición o gusto trivial. Lo que jode es el hinchismo, la obsesión, el nacionalismo, el patrioterismo, la facilidad con que la gente sigue todo como borregos y la impertinencia de los hinchas.

¡Muera el fútbol!

Anónimo dijo...

yo fui malazo a la pelota en el colegio por eso me llega el futbol

grafito's web dijo...

Como se dice, haz de tu vida lo que quieras y como quieras con tal de no perjudicar a nadie... Si te gusta el Futbol (como es mi caso) no me hace ni mas intelectual, ni mas bruto... Es un gusto muy personal que nadie debe intervenir... El fanatismo, el patrioterismo futbolero es propio e inherente,... TOLERANCIA ES LO QUE FALTA DIFUNDIR EN EL PERU... Simple si no te gusta, no lo veas. Pero no vayas despotricando insultos a quienes ni te mencionan en tu vida...

Necia dijo...

míralo pues

y después lloras cuando los estudiantes están mirando el puto mundial en paz mientras sendero se aprovecha en san marcos, keiko se pasea, los terrucos se liberan, las leyes se aprueban sin quórum en el congreso y alan canta a voz en cuello, ay contigo necio

HEDUARDO dijo...

Son las contradicciones al interior del sistema, mi querida Necia, mi vuvuzela favorita.

Daniel E dijo...

A veces me parece tan estúpido ver a 22 jugadores y una persona más de espectador cercano entre los jugadores sin ser participe del movimiento de balón que tiene como fin chocar unas redes en un cuadrante.
Me hace recordar a la emoción que me causaba-porque ya lo deje- ver a diminutos caballos en el casino viéndolos correr y esperando que mi caballito de plástico elegido gane.