CARTA DE UN JEFE SALVAJE A UN PRESIDENTE CIVILIZADO

Presentado en forma de carta, este texto anónimo (que según he leido por ahí circula desde 1900) pretende recoger el espíritu de lo que un Jefe indio le dijo a un Presidente norteamericano. No sé si es buena o mala literatura, pero me parece que puede servir para acercarnos un poco a otras formas de ver la vida. Ah, y no me acusen de ecologista porque en mi casa no tengo ni un geranio. No lo lean.






El gran jefe de Washington nos comunica su deseo de adquirir nuestras tierras. Pero ¿cómo es posible comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? No podemos imaginarlo. Si no somos dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas, ¿cómo podrán comprarlas? Cada trozo de estas tierras es sagrado para mi pueblo, cada brillante aguja de pino, cada ribera arenosa, cada niebla en lo oscuro del bosque y hasta el zumbar de cada insecto son sagrados para la memoria y el sentimiento de mi pueblo. La savia que circula por los árboles lleva el recuerdo de los pieles rojas.

Los muertos del hombre blanco olvidan su tierra natal cuando parten rumbo a las estrellas. En cambio, nuestros muertos nunca podrían olvidar esta generosa tierra, que es la madre de todos los pieles rojas. Somos parte de ella y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son hermanas nuestras; el venado, el caballo, el águila son hermanos nuestros. Los cerros escarpados, las praderas humedecidas por el roció, el calor del cuerpo del caballo y del hombre, todos somos una misma familia.

El Gran Jefe nos dice que a cambio de las tierras que le vendamos nos reserva otras donde podremos vivir en paz; él sería nuestro padre y nosotros sus hijos. Pero el deseo de comprar nuestras tierras se nos hace difícil de entender: estas tierras son sagradas para nosotros. Las cristalinas agua de ríos y arroyos no son solo agua son también la sangre de nuestros antepasados.

Si les vendemos nuestras tierras, tendrán que recordar que son sagradas y enseñar a sus hijos que lo son, que lo que se reflejen en sus aguas son los hechos y recuerdos de mi gente. Porque lo que murmura el agua son las palabras de mi padres. Porque los ríos , nuestros hermanos, sacian nuestra sed, llevan nuestras canoas, alimentan a nuestros hijos. Si les vendemos nuestras tierras tendrán que recordar que los ríos son hermanos nuestros (y de ustedes) y enseñar a sus hijos que lo son, y que hay que tratarlos como a hermanos.

Sabemos que el hombre blanco no entiende nuestra forma de pensar. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano, el cielo, como cosas que se pueden comprar y vender. Como si fueran objetos o cuentas de colores. Su voracidad destruirá a la tierra, dejando a sus espaldas el desierto.

No sé, pero nuestra manera de ser y de vivir es distinta a la de ustedes. Hasta la vista de sus ciudades es desagradable a los ojos del piel roja. Tal vez porque el piel roja es un salvaje y no comprende nada. No hay un lugar apacible en la ciudad de los blancos, un sitio donde percibir el crecimiento de las hojas o escuchar el zumbido de los insectos. ¿Para qué sirve la vida si no podemos escuchar el canto de los pájaros ni el croar de las ranas? Nada es tan apreciado por el piel roja como el aire, ya que todos respiramos el mismo aire, compartimos el mismo aliento. El hombre blanco parece no entender eso.

Otra condición tendrá que aceptar el hombre blanco si decidimos venderle nuestras tierras: deberá tratar a los animales como hermanos. Yo, un salvaje, no comprendo la vida de otra manera. He visto miles de bisontes muertos a tiros por los blancos desde un tren en marcha y abandonados, estaban pudriéndose en las praderas. Como soy un salvaje, no alcanzo a comprender por que un humeante caballo de hierro puede ser mas importante que el bisonte, al que nosotros matamos solo para sobrevivir. ¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos desaparecen también desaparecen los hombres.

Si les vendemos nuestras tierras, tendrán que enseñar a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros antepasados. Que la tierra ha sido regada con la sangre de sus semejantes. Que la tierra es nuestra madre. Que todo cuanto le ocurra a la tierra le ocurrirá a los hijos de la tierra. Que cuando los hombres escupen a la tierra se escupen a si mismos.

La tierra no pertenece al hombre sino el hombre a la tierra. Todo esta unido como una familia por la sangre. El hombre no tejió la tela de la vida, él es sólo un hilo. Sigan contaminando su lecho y una noche se asfixiaran en su propio desierto. Cuando los bisontes sean exterminados, los caballos salvajes domesticados, el follaje y la maleza habrán desaparecido, el águila se habrá ido. La vida dejara su lugar a la supervivencia.

Estas cosas escapan a nuestro entendimiento. Quizás podríamos comprenderlo si supiéramos cuales son los anhelos del hombre blanco, qué esperanzas trasmite a sus hijos en las largas noches de invierno, qué porvenir bulle en sus pensamientos. Pero somos salvajes, los sueños del hombre blanco nos están vedados y no nos queda sino seguir nuestro propio camino.

Si llegamos a un acuerdo será para asegurar nuestra conservación; tal vez en la reserva que nos ha prometido podamos pasar el poco tiempo que nos queda. Cuando el piel roja desaparezca de estos lares y su recuerdo sólo sea la sombra de una nube sobre la pradera, el espíritu de mi gente seguirá impregnando esta tierra, a la que aman como ama el recién nacido los latidos del corazón de su madre. Si les vendemos estas tierras, ámenla como nosotros, desvélense por ellas como nosotros, manténganlas tal como se las entreguemos.

11 comentarios:

Coco dijo...

Es muy bonito pero no es verdadero, al menos no fue una carta del Seattle. Ni tampoco con esas palabras. En la segunda parte de este post hay varios links explicativos y un video muy bueno, en inglés.

http://epursimove.blogspot.com/2009/06/las-manos-ladronas.html

HEDUARDO dijo...

Yo no he dicho que lo escribió el Jefe Seattle, Coco. Por eso aclaro que esto es literatura. Jesucristo tampoco escribió la Biblia. Digamos que este texto es un evangelio de algún apostol del pensamiento indigena.

Coco dijo...

En todo caso, deja en claro quien es el civilizado y quien el salvaje; y por supuesto se puede traspolar perfectamente a la situación actual.

Anónimo dijo...

--- esa historia ta bien psra USA no para perulandia---

Anónimo dijo...

interesante carta... pero bueno.. el final lo sabemos todos. El gobierno de los Estados Unidos Aniquiló a todos los pieles roja. Eso se querrá buscar con los hermanos de Bagua??

Nrike dijo...

Y qué más da que sea apócrifa o no; si la escribió Cóco, Vicuñín o Tacachito; si es buena o mala literatura. El mensaje es claro, CIVILIZADAMENTE claro! Del Alán su FRONTÓN y su BAGUA...

Coco dijo...

Gracias Nrike, por modestia no lo quería decir pero al Coco lo que es del Coco.

Por otro lado. Esta si es mia, si bien por leer mal tu comentario final:

Como se dice Bagua en charapa? "De la selva su frontón"

FRANCISCO L. dijo...

HAY QUE APRENDER DE LOS NATIVOS
Para la gente de las comunidades nativas, la palabra empeñada tiene mucho valor, muy diferente entre nosotros, que pese a lo civilizados y globalizados que somos, está más devaluada que el Inti de Alan García.
Por eso, algunos no entienden a Alberto Pizango en su persistencia y obstinación, porque cuando las etnias de la selva peruana le solicitaron negociar con el Gobierno la derogatoria de los Decretos Legislativos, a todas luces anticonstitucionales y entreguistas, los “apus” le dijeron, solo vale la derogatoria y eso él lo dijo en todos los idiomas y lo buscó en todos los lugares a donde acudió.
¿Cual fue la respuesta?
La campaña de demolición que hicieron contra él pero que no lo tocó, se le satanizó cuando invocó al derecho a la insurgencia y que la Constitución proclama cuando algo la transgrede, luego cuando lo mecieron con el cuento de las negociaciones en la PCM y en el Congreso, finalmente, lo llaman criminal y lo responsabilizan por la muerte de los policías a los cuales, el Gobierno Aprista mandó a un sacrificio absurdo e inútil.
Tampoco, cuando dijo que a ellos, sólo los sacarían muertos de sus tierras.
¿Por qué ese ensañamiento contra él?
Porque no cambió la palabra empeñada, no mintió a su gente ni a sus principios, no vendió su palabra al mejor postor, en una palabra, no pudieron comprarlo y entre tanto tránsfuga, eso pareciera un pecado, una blasfemia.
Para tanto político que ofrece una cosa y luego hace otra, para quienes la traición es una tradición, tenían que castigar a este hombre con el destierro, con el desarraigo de su pueblo, ahora tendrá que irse lejos de su gente.
Pero nos quedará su ejemplo de honestidad, ojalá que algún día se le reivindique, será cuando este gobierno se vaya y venga, ojalá, alguien que piense y sobre todo, que actúe como él.
Algo tan simple, como es cumplir la palabra empeñada, muy común y normal entre la gente de las comunidades nativas, nos enseña que ahí está el secreto de su supervivencia y resistencia a ser exterminados y desaparecidos.
A este Gobierno. ¿Quienes de los que votaron por ellos le dio esa potestad o mejor aún, que Alan García les prometió que vendería y entregaría las propiedades de todos los peruanos como lo viene haciendo? Pues a ninguno
Me pregunto: ¿Cual es la razón para que Alan García persista en entregar estas tierras de las comunidades nativas a empresas extranjeras si el no prometió eso?
Tal vez en el fondo tenga, mil seiscientos millones de motivos para insistir en esto.

Anónimo dijo...

Bueno, todos sabemos como termino la historia...
Y no romanticen a los indigenas amazonicos, ellos no son anti-desarrollo, quieren educacion, salud y las comodidades que todo peruano quiere, pero sin destruir la selva ni que solo unos cuantos se enriquezcan.
Si escuchara mas las palabras de Pizango en vez de estar repitiendo la propaganda del gobierno tal vez entenderia.
http://www.youtube.com/watch?v=-vaBb9QB1m8&feature=player_embedded

Anónimo dijo...

Pucha que al Coco le salen sus petrificadas por el cemento y alucinadas por el smog, neuronas. Esa fina ironía de decir el lugar más que común estúpido lugar de "charapa" para identificar a nosotros los amazónicos.
Del mismo modo, podría preguntarle: y como se dice en zonzonazo costeño la inminente caida del presidente de los limeños (porque fueron quienes lo eligieron, al insano éste): "lla le yegó su hora al alan"? será asi, porsiaca....?
Saludos.
Y no hay nada de picazón en mi comentario, sino que quiero, pretendo ser finamente irónico como el Coco... lo habré logrado? o cochineador, o vivazo, o yanoya, lo máx... Por Dios, ojalá que lo haya logrado...
Y a seguir mirando Magali´s, Gisella´s, lima Limon´s y especies similares

ERSandov dijo...

las ongs americanas y europeas son bien sinverguenzas de venirnos a exigir mantener tal como estan nuestros bosques cuando sus paises depredaron y siguen depredando los suyos, porque mejor no predican con el ejemplo y reforestan sus territorios y recien alli venir a decirnos: miren como nosotros reforestamos aprendan de nosotros... el presidente de Ecuador Correa pidio que los paises del primer mundo les pague para Ecuador no extraiga petroleo de sus propias tierras, pedia 300 millones de dolares y no le han dado ni medio, es justo entonces venir a reclamarnos cuidar nuestras selvas...???