EL TRENCITO FUJICHAVISTA

Año 2000, Keiko, Hugo Chávez y el trencito (foto lamula.pe)














¿Sabías, asustado elector, que no existe nada más chavista que el fujimorismo o nada más fujimorista que el chavismo? ¿Sabías, despistado elector, que Alberto Fujimori protegió a Hugo Chávez cuando le falló su golpe en Venezuela, que Hugo Chávez fue un discipulo aplicado de sus maestros Fujimori y Montesinos, que Fujimori consideraba a Chávez su "amigo personal" y que Chávez escondió en Venezuela a Montesinos cuando Fujimori simulaba perseguirlo? El divertido trencito que ven en la foto de arriba solo es otra muestra de los cercanos vínculos entre estas dos dictaduras. Pero mejor dejemos que el historiador y columnista de La República Antonio Zapata nos cuente esta historia:



Hugo Chávez y Alberto Fujimori

Por Antonio Zapata


Ollanta Humala ha sido señalado incesantemente como chavista y seguirá soportando esta acusación en la segunda vuelta. La mayoría de medios de comunicación se apoya en ese vínculo para sostener la supuesta vocación dictatorial del comandante. Esa idea se fundamenta en la famosa escena del 2006, cuando Humala y su esposa estuvieron presentes, en Venezuela, en una actividad del presidente bolivariano, que elogió al comandante peruano.

Pero, a lo largo de muchos años, Hugo Chávez fue un eficiente aliado de Alberto Fujimori. Incluso, Venezuela sostuvo a Fujimori en el marco de los países andinos, después de la ilegal segunda vuelta del 2000, contra los propósitos de la oposición democrática peruana.

Para aquel entonces, Chávez estaba comenzando su ruta hacia el poder total y afirmando su prototipo caudillista. Por ello, no le interesaba que los demás países del continente, a través de la OEA, supervisen la democracia tutelada de Fujimori. El razonamiento de Chávez era claro. Si bloqueaba el esfuerzo de la OEA por impedir la re-reelección de Fujimori, luego dispondría de autonomía para imponer su propia dictadura disfrazada con piel democrática.

Chávez decidió librar una batalla en el Perú para eventualmente ganar la carambola. Por su parte, si perdía era en piel ajena y no sufría demasiado en su tierra. Esa cercanía de Chávez con Fujimori había sido intermediada por Vladimiro Montesinos y tenía una larga historia. No había comenzado el día anterior.

Cuando Alberto Fujimori cerró el Congreso y el Poder Judicial, a través del autogolpe de abril de 1992, el presidente de Venezuela, entonces Carlos Andrés Pérez, protestó enérgicamente y lideró la postura contra el reconocimiento a Fujimori. Como consecuencia, el mandatario peruano se la tenía jurada a Pérez. Ese mismo año 1992, Venezuela sufrió dos golpes de Estado, ambos fallidos. Uno fue protagonizado por el mismo Hugo Chávez y el otro por oficiales seguidores suyos. Estos vinieron a refugiarse al Perú, fueron recibidos en Iquitos y Montesinos les consiguió asilo. Ese favor sería útil en la fase final del gobierno de 1990.

Así, en octubre del 2000, la Venezuela de Chávez otorgó una visa de cortesía a Fujimori. Ello fue visto como altamente inusual, puesto que los presidentes en ejercicio no requieren una visa de ese tipo, sino que usan la diplomática. Ante el barullo, Fujimori declaró en El Comercio del 11 de octubre, “Hugo Chávez es mi amigo personal y en algún momento voy a visitarlo un fin de semana”. En ese momento, Fujimori estaba preparando su huida al Japón y utilizó a Venezuela como cortina de humo. En ese juego, Chávez le dio la mano.

Por su parte, Montesinos jugó todas sus fichas en tierra de Bolívar. Después de su segunda fuga, esta vez en el yate “Karisma”, se escondió en Venezuela, en una operación mal hecha, seguida de cerca por periodistas y políticos de oposición peruanos y venezolanos. Especialmente la periodista Patricia Poleo lo buscó incesantemente, mientras las autoridades venezolanas negaban la presencia del ex asesor peruano en su tierra. Pero ahí estaba y la negativa solo aumentaba la sospecha. Era un secreto a voces que Vladimiro Montesinos estaba escondido con conocimiento del mismo gobierno.

Poco antes de que la prensa lo ubique, Montesinos fue entregado por Venezuela en junio del 2001. Ketín Vidal lo trajo y encerró en prisión. ¿Seguirá ahí por mucho tiempo? Quizá no, porque muchos fujimoristas son nostálgicos de los buenos tiempos del tío Vladi.
Algunos medios de comunicación no querrán acordarse, pero Humala no es el aliado principal de Hugo Chávez en nuestra historia política, sino Fujimori. El manto autoritario hermana al Perú de la década de 1990 con la Venezuela de los últimos años.

Publicado el 13/04/2011 en La República

4 comentarios:

Great Zero dijo...

Gran artículo, aunque, modestamente, fui consciente de ése vinculo "apriori".

iLuna. dijo...

Excelente artículo. Lástima que el peruano promedio prefiera aceptar bolsas de lentejas en vez que argumentos.

miba02 dijo...

Todo una revelacion!!!...pero con mi dinero honestamente ganado nadie se va a meter!!!...vamos Keiko y espero que cambies la historia de tu familia para bien de todos.
slds.
Miguel

Anónimo dijo...

Y aun con todas esas pruebas, hay gente que piensa votar por el fujimorismo? es terrible, los que venden su voto por una bolsa de arroz pueden disculparse en su ignorancia, pero los del estrato A-B, los que tienen internet???