¿NOSOTROS SOMOS EL MONSTRUO?

Algunos extremistas creemos que el Fujimori que está preso sólo es una ilusión o una proyección nuestra. Que ese señor que está preso no es el auténtico Fujimori, pues somos nosotros el verdadero Fujimori. Patricia del Río, la inteligente y bella columnista de Perú 21, también estaría llegando a esa conclusión ¿Qué penita, no?


















.

Ganas colombianas
Por Patricia del Río


Envidio a los colombianos. Y no porque se estén atreviendo a votar por el loco de Antanas Mockus, un filósofo matemático, con alma de niño, que parece arrancado del concierto de Woodstock, que ya demostró que es capaz de revolucionar ciudades y conciencias. No. Los envidio porque con esa apuesta, arriesgada para muchos, los compatriotas de Shakira están votando por el futuro de sus hijos, por el imperio de la educación, por la ilusión de convivir en armonía con su entorno y, sobre todo, por la obsesión de moverse siempre dentro de la legalidad.

Los seguidores de la ola verde de Mockus, que cada día son más, no tienen miedo de pararse a reclamarles a sus políticos decencia, honestidad, respeto irrestricto de las leyes, respeto por la vida, respeto por los niños.

Respeto y punto. Son ciudadanos que tienen clarísimo su rol como electores, que están escogiendo ser representados de otra manera. Son hombres y mujeres que no piensan seguir hipotecando la ética y la moral al patético pragmatismo. Miren sino el spot de campaña de Antanas (http://ir.pe/23oq).
¿Y por casa cómo estamos? Pues, pésimo. Y esta vez no me voy a quejar de los políticos, sino de usted, amiga estudiante, señora ejecutiva, caballero empresario, compañero burócrata, joven bloguero. ¿Qué nos ha pasado a los ciudadanos peruanos, que hemos perdido la capacidad de indignación? ¿Cómo es posible que el 80% de los limeños apoye a un alcalde como Luis Castañeda, que se gasta la plata en obras que no acaban nunca sin dignarse a darnos la más mínima explicación? ¿Por qué tenemos que agradecerle tanto al presidente García que esta vez no la haya embarrado como en su primer gobierno, cuando ese es su trabajo? ¿En dónde tenemos la autoestima cuando permitimos, calladitos la boca, que se pierdan las pruebas de los 'petroaudios’ o del recién estrenado 'faenón’ de Cofopri? ¿Qué pasó con nosotros para que Alberto Fujimori, condenado a 25 años de prisión por casos gravísimos de corrupción y violación de derechos humanos, siga recibiendo el respaldo de casi un tercio de la población? ¿En qué clase de país vivimos si la señorita que hace unos meses nos dejaba pésimo por el roche del robapulmón es hoy la linda modelo de portada de una revista? ¿Por qué el matrimonio Allison casi compite en popularidad y glamour con el de Angelina y Brad?

Hemos pasado de tolerar la corrupción, como un mal necesario para que se haga obra, a casi celebrarla. Endiosarla. Y con esta pusilanimidad, con esta renuncia a exigir respeto de parte de quienes nos gobiernan, lo que estamos haciendo es abandonar nuestra condición de ciudadanos. Nos estamos comportando como súbditos de reyezuelos mediocres y nos estamos perdiendo la oportunidad de dejarles un mejor país a nuestros hijos. Últimamente andamos como para que a uno le den ganas de ser colombiano, pues.

Publicado el 30/4/2010 en Perú 21

11 comentarios:

Lizardo Cruzado dijo...

Te gané Heduardo, ya estoy haciendo cola en la embajada colocha ;)

HEDUARDO dijo...

Disculpa, Lizardo, pero yo ya estoy almorzando en Colombia.

Itaca dijo...

Patricia tiene razón y ella debería dar el ejemplo mostrando de ahora en adelante esta clase de valentía en RPP, porque hasta ahora nada de nada.

Mangolight dijo...

jajajaja, pucha por eso no vivo mas en el Perú, le he perdido toda la fé. Y cada vez que vuelo a Perú de vacaciones me doy cuenta(por experiencias vividas en el viaje) que la situacion nunca va a cambiar.

Anónimo dijo...

Patricia es la única voz independiente en RPP, ese Itaca escucha lo que sus complejos la hacen escuchar.

Gran artículo, si algo nos enseña Mockus es que es muy fácil señalar la paja en el ojo ajeno cuando somos NOSOTROS los que tenemos que cambiar primero para poder cambiar a nuestros corruptos gobernantes.

lu dijo...

son los periodistas de medios como RPP los que aportan a que los peruanos estemos asi. los medios basura que no informan lo importante, que no interpelan a las autoridades y que siguen en manos de grandes poderes economicos. no sea hipócrita señora del rio.

RFNP dijo...

Por que somos tam permisibles ?
Facil, porque no vivimos, sino sobrevivimos. Esto hace que la gente se vuelva individualista, que solo le importen sus intereses y que no le interese lo que les pase a los demas o lo que hagan los demas, con tal que los dejen tranquilos.

Bruno dijo...

muy bien, Patricia.

otra cosa: Heduardo postea las columnas de Patricia casi todos los viernes pero esta es la única que tiene comentarios negativos. por que? porque a la gente no le gusta que le recuerden que ellos tambien tienen rabo de paja.

que fácil es protestar contra el tío George desde el anonimato de un comentario, qué difícil es dejar de pagarle coima a un policía, qué difícil es no votar por Kouri o Keiko...

RPP es una radio de mierda, pero Patricia es una voz valiosa en ese espacio. si ella se va... que no queda?

Ricardo Alejos Garcia dijo...

Hagamos PLOP!!!!

Como dice este ciudadano en el blog República de Ciudadanos

http://republicadeciudadanos.lamula.pe/2010/04/23/hagamos-plop/

Sonia Luz Carrillo dijo...

Muy bueno el artículo de Patricia del Río. Y a sus preguntas habría que añadir muchas otras, por ejemplo:

¿Con qué criterio se elaboran las 'respuestas asistidas' en las encuestas de opinión? y ¿de qué manera se difunden?

¿Qué tipo de noticias pueblan las primeras planas de los medios, incluyendo las versiones 'on line' de los que se consideran 'serios'?¿Qué 'sentido común' es el que establecen y perennizan sus efectos acumulativos?

¿A quiénes se les convierten en los protagonistas de las informaciones?

¿A quiénes se les entrevista hasta el cansancio en la radio, la TV y los medios impresos?

¿Cuántos aspectos de la realidad se quedan sin ser difundidos al subestimarse la capacidad de los ciudadanos?

¿Cuántos problemas quedan sin ser debatidos de manera plural?

La autora se pregunta - con acierto y auténtica preocupación-en qué clase de país vivimos. Personalmente, considero necesario preguntar también qué país es el que se representa a diario, cuánto de simulacro tiene esta representación y cuánta des-moralización se promueve.

Un abrazo, Heduardo y felicitaciones a Patricia del Río.

Anónimo dijo...

DEFINITIVAMENTE MI VOTO ES PARA OLLANTA,
YA ME CANSE DE VER COMO DESTRUYEN, REMATAN Y VENDEN MI PAIS.

KATHERINE H.