CHAN CHAN SOBRE EL DIVÁN

Con la autoridad de los que saben, porque son especialistas, la Dra. Carmen Gonzales pone en el diván a los chibolosdemierda y (oh, que coincidencia) otra vez aparecen los adultosdemierda.

















.

Detrás del ataque a Chan Chan

Por: Carmen Gonzales

Frente al ataque a Chan Chan –acto injustificable–, muchos políticos han salido a hacer lo más fácil: decir que es un acto vandálico y cobarde y que merece ejemplar castigo. También, a responsabilizar a los padres y al sistema educativo.

Sería mucho más saludable y enriquecedor, a nivel de desarrollo emocional de nuestra población, tratar de ver lo que podría estar detrás de este ataque.

Es verdad que los adolescentes son “actuadores” porque sus impulsos –sin pasar por la mente– se convierten en acción. Sin embargo, salvo que haya una patología mayor, estas actuaciones tienen áreas que son respetadas: símbolos patrios y religiosos, lealtad a los amigos o aliados, entre otros.

¿Qué está ocurriendo en la interioridad de nuestros jóvenes para que sus impulsos destructivos no se detengan ante un símbolo de nuestras raíces, o para que desprecien nuestro patrimonio cultural, o para que este nada les signifique? La casualidad no existe, por lo que habría que preguntarnos: ¿qué hemos hecho o estamos haciendo los adultos de este país para que nuestros muchachos ataquen nuestros monumentos históricos, se maten entre ellos, se hagan sicarios, se suiciden, se enloquezcan, se hagan delincuentes o se depriman por falta de esperanzas?

Nuestra hipótesis: los sentimientos de peruanidad, los valores éticos y la esperanza se están diluyendo en nuestros muchachos, dando paso a intensos impulsos destructivos. Sus hogares de origen tienen responsabilidad en ello. Pero el mayor peso recae en quienes, por su condición de líderes, se convierten en modelos a seguir, o sea, los políticos que han ostentado y ostentan el poder; que, en vez de dar líneas de ética y peruanidad, han enseñado y enseñan corrupción, a mentir hasta el cinismo; que, en vez de enseñar a amar al Perú, lo convierten en instrumento para su propio beneficio personal o partidario.

Tomado de Perú 21

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya se que van a decir que soy cachaco, pero en verdad, a buena parte de la juventud hay que meterla a los colegios militares...esa es la solución. Mucha mariconada existe en los colegios civiles: la juventud necesita mando, jerarquia, respeto, tradición..

Bruno Ysla Heredia dijo...

Por supuesto, "mando, jerarquía, respeto, tradición", tal como lo tuvo Víctor Ariza.

saludos

Sergio Sheing dijo...

todo es sistema pedagógico es basura!