Y SE LLAMA PERÚ

Photoshop: Heduardo



















"En un “hueco” de Lince conversamos. En la calle lo han saludado, de los carros le han gritado —“zambo, zambo” le han dicho—, los vendedores de un mercado cercano le han hecho fiestas: Arturo, Arturo y Arturo picando de aquí, matándose de risa con la gente que no sé qué le dice, pero él es así: un palomilla gordo, un niño inmenso en cuya alma se quedaron los sonidos de todas las jaranas que en Lima hubo y las voces de los cantores, las guitarras, el redoble de los cajones…esa alegría". Mario Campos

Qué no aprendí de Cavero! Y de Rómulo Varillas y de Pancho Jiménez y todo aquello que significó la universidad del Criollismo: El conjunto Fiesta Criolla, y Los Embajadores Criollos y pare de contar. Cavero es y será el sacerdote negro de jarana. Y sin él, el criollismo es lamento o pendejada. Yo rezo por usted, Arturo, y por mi viejita. No se vayan porque vendrá la muerte y tendrán sus ojos, sus ternuras y sus cantos". Eloy Jáuregui



3 comentarios:

Pablo Fernando Editor dijo...

Zambo entrañable, que vivirá en cada jarana que armemos en casa. Y se llama Perú.

FULANO dijo...

"Y se llama Perú" debería ser nuestro nuevo Himno Nacional, o en todo caso, nuestro himno alternativo.

Sonia Luz Carrillo dijo...

Gracias, Heduardo, por recordar estas palabras justas y generosas de un cantante también de poderosa voz: Mario Campos, conocido por su nombre artístico de Diego Mariscal.