EVO DE NUEVO NOS LLEGA AL HUEVO

Con sumo agrado reproduzco la columna de Augusto Álvarez Rodrich publicada hoy en el diario La República. Espero que los fans de este ejemplar estadista, que tanto hace en pro de la armonía entre Perú y Bolivia, también se sientan gratificados.



Evo M
Por Augusto Álvarez Rodrich


¿Cómo responderle a un pobre lenguaraz? Evo Morales sigue con su sarta de ataques contra el Perú, planteando otra vez el problema de qué hacer frente a un lenguaraz empedernido que –ahí está el detalle– preside un país vecino dentro de una complicación creciente de la geopolítica regional.

Hace tres meses nos planteamos la misma pregunta en esta columna, luego de que el presidente Morales ‘amenazara’ con romper la relación diplomática con el Perú, y concluimos que lo mejor era actuar con prudencia e indiferencia frente a alguien cuya lengua es más rápida que su cerebro.

Aunque desde entonces Morales ha intensificado los ataques, hoy seguimos pensando igual. Hace tres meses le molestaban el asilo a los ex ministros bolivianos y la demanda limítrofe contra Chile, y ahora ha ampliado el repertorio.

Primero, con la afirmación de que la derecha boliviana ha contratado mercenarios peruanos para cometer atentados y desestabilizarlo, deslizando un auspicio del gobierno peruano. Segundo, con la idiotez de que una candidata peruana en un concurso internacional de belleza no puede usar el traje típico de la diablada, amenazando, incluso, con el ridículo de poner esta ‘disputa’ en la corte internacional de La Haya.

¿Por qué la obsesión de Morales con el Perú? Una posibilidad es que sus ataques tengan una motivación estratégica; por ejemplo, actuar por encargo de su patrón Hugo Chávez, o creer que enemistándose con García será recompensado por Chile.

Otra explicación podría ser su necesidad de afirmarse en el frente interno de cara a la elección que viene, para lo cual busca un enemigo externo como el Perú. Y otra es que estemos frente a un lenguaraz empedernido, uno de esos loquitos que ‘escuchan voces’ y no pueden vivir sin insultar. Mirko Lauer recordó ayer en su columna que el Perú no es el único objetivo en la mira de la metralleta verbal del presidente Morales.

¿Qué hacer? Cuando este boca floja disparó hace poco contra Chile y Argentina, sus gobiernos protestaron y Morales ofreció disculpas. Pero ‘cuadrarlo’ no va a servir en el caso peruano; al contrario, eso busca con desesperación.

¿Quién no se ha topado alguna vez con esos loquitos atolondrados que buscan hacerse de un espacio en la vida a costa de insultarnos sin sentido, atacando desde las ideas hasta los kilos que uno carga? Hay enemigos que es mejor evitar porque nos pueden desprestigiar. Frente a esa pobre gente que vive con la mierda revuelta, es mejor no hacerles caso y dejar que se sigan revolviendo en ella.

Así, el Perú debe seguir respondiendo las impertinencias inagotables de Evo Morales con indiferencia, que es lo que hacen, con acierto y paciencia, el presidente García y el canciller José Antonio García Belaunde.

12 comentarios:

Troba dijo...

Los que a Evo les llega al Huevo
deben hacerse un masaje prostático :)
recuerde maestro, es recomendado después de los 50s :)
Saludos!

Aquiles Martin dijo...

jajaja a veces troba tambien llega al evo, jajaja

Don Heduardo pero yo estaba esperando el especial woodstock 40 años después

peace!

Anónimo dijo...

es el único que estoy de acuerdo con Alan, la indiferencia para con Evo

Patricio Lynch Solo de Saldivar dijo...

Pero si los bolivianos y los peruanos son los mismos cholos indios...en que se diferencian?

Alguien puede gentilmente explicarme alguna diferencia?

HEDUARDO dijo...

No necesariamente, Troba. Con mucha frecuencia peruanos más jóvenes necesitan ese tipo de masajes. Sobre todo aquellos que sienten placer cuando faltositos atorrantes como Evo le meten el dedo al Perú. Lo que debería molestarnos es que babosos elementales, como el chileno del comentario anterior, se sientan estimulados por ciertos huevos de gallina.
Disculpa Troba, pero yo pertenezco a la generación de tu padre. Nosotros hacíamos respetar nuestra cancha.
Saludos!

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con el fascista chileno que comenta. A los indios/cholos que hemos sido insultados por siglos no nos gusta el insulto a otros indios/cholos. En mi caso, tampoco a blancos, amarillos o colorados. Una cosa es criticar a Evo, otra a "la tribu boliviana" o a la "provincia de nuestro imperio". Esos rollos fachos me recuerdan a los fachos de Chile. Como a Diego Portales diciendo que Peru era el enemigo a temer porque tenia una composicion genetica mas blanca. Pero no se para que gasto tanta tinta. Hay quienes creen que solo se puede amar a su pais odiando a sus vecinos. El nacionalismo machista latinoamericano le lavo el cerebro a muchas generaciones, incluida la de nuestros padres. Con todo respeto, aburren.

Pisqueño dijo...

Cambio de página. De vuelta al espantapájaros Morales

Puca Picante dijo...

Evo M.

Me pregunto si hubiera ganado Humala a quién habría de atacar Evo M. para hacer sus cortinas de humo. Pensando como él, o sea en conspiraciones, se podría decir que Evo M. hizo que Humala no gane para que pudiera crear tanta enemistad entre Bolivia y Perú, y así cobrar sus monedas chilenas con su cara dibujada.

Sí creo que todo este es culpa de Evo M.

elotroyo dijo...

La posición del gobierno boliviano sobre la Diablada no tiene sustento, es necia y absurda.
Pero es parte de una estrategia y me temo, maestro Heduardo, que pueda usté estar pisando el palito: Más que una cortina de humo o reflejo de una personalidad con la mierda revuelta, es una nueva manifestación de una política exterior que sistemáticamente busca confrontar al Perú y a Bolivia.

Entonces, no porque Evo M sea un loquito (al estilo Aldo M), sino porque no nos interesa caer en esa confrontación que sin duda le hace el juego a Venezuela y a Chile, hace bien el gobierno peruano en no hacerle mayor caso. Esto, sin perjuicio de defender lo nuestro y de hablar claro cuando sea necesario, claro.

Los gobiernos pasarán y las identidades culturales peruano-bolivianas quedarán. A Bolivia no hay que tratarla como a un enemigo; si acaso, como a un hermano menor díscolo, con el paciente cariño que esto implica.

HEDUARDO dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Otroyo. Los presidentes y las cancillerías deben tener mucho tacto frente a las provocaciones. Pero los ciudadanos comunes y corrientes no necesariamente. Me viene a la mente esa escena de nuestros jugadores de la selección peruana de futbol escuchando temblorosos como nuestro Himno era pifiado por la afición chilena y la comparo con esa escena de los ingleses pifiando el Himno argentino y a Maradona diciendoles desde el gramado "hijos de p...,hijos de p...hijos de p...".
A veces es bueno y hasta saludable responder las patadas a las canillas, y este post es sólo eso: una patada a la canilla de los faltositos.

Anónimo dijo...

La mencionada mentada de madre de Maradona se dio al público italiano en las semifinales del mundial de Italia 90. Argentina le gano a Italia en definición por penales, aunque en lìnea con lo dicho por Heduardo, Maradona fue el que ganó a los italianos.
Saludos
Alvaro

elotroyo dijo...

Vale Heduardo, pero ojo que una cosa es manejar la presion de un partido de futbol (totalmente de acuerdo que ese dia en Santiago nos falto un Maradona, como tantos otros dias de futbol peruano) y otra poder orientar las percepciones que los peruanos y los bolivianos nos tenemos mutuamente. Y ahi usted, que quiéralo o no es un lider de opinion, tiene algo en comun con un presidente o una cancilleria.
A Evo M. le interesa que los peruanos y los bolivianos nos llevemos mal, y no solo a nivel de gobiernos. A nosotros, ciudadanos comunes y corrientes, de uno y otro lado con tantas cosas en comun (como la Diablada, justamente), nos conviene tratarnos bonito.