UN INSTANTE DE ODIO

58 años buscando la imagen que ilustre una de mis Prosas apátridas favoritas, la número 65. Hasta que por fin la encontré. De ninguna manera podía publicarla aquí sin esta foto, Julio Ramón no me lo hubiera perdonado.




















Prosa apátrida Nº 65

Por la misma vereda desierta por donde yo camino, un hombre viene hacia mí, a unos cien metros de distancia. La vereda es ancha, de modo que hay sitio de más para que pasemos sin tocarnos. Pero a medida que el hombre se acerca, la especie de radar que todos llevamos dentro se descompone, tanto el hombre como yo vacilamos, zigzagueamos, tratamos de evitarnos, pero con tanta torpeza que no hacemos sino precipitarnos hacia una inminente colisión. Ésta finalmente no se produce, pues faltando unos centímetros logramos frenar, cara contra cara. Y durante una fracción de segundo, antes de proseguir nuestra marcha, cruzamos una fulminante mirada de odio.

Julio Ramón Ribeyro

5 comentarios:

verdemundo dijo...

Refrescante Heduardo, un domingo sin política, con las palabras escritas de este genio.

Blasón dijo...

Genial, La Palabra del Mudo me hizo conocer y temer a Lima antes de conocerla personalmente...

Chalo dijo...

También es una de mis prosas apátridas favoritas.

ERre! dijo...

lo máximo JRR. un Sol.

ERre!

gucho lakra dijo...

RIBEYRO EN EL CORAZÓN. Siempre!