GRACIAS, MAESTRO GARGUREVICH

El Maestro Juan y sus pequeños saltamontes















.

Nuestros periodistas que dibujan

Por Juan Gargurevich

El célebre Quino hizo una puntualización decisiva. “Soy un periodista que dibuja” dijo y saldó así una discusión sobre si los llamados “caricaturistas” debían ser llamados así o como debe ser, periodistas a secas.

Nuestro periodismo tiene una venerable tradición de esos dibujantes que resumen la opinión en pocas líneas y palabras y con frecuencia con más contundencia que muchas palabras. Y quizá el caso más notable sea “Variedades”, el semanario fundado en 1908 que hasta su desaparición casi treinta años después sólo puso dibujos, caricaturas, en su primera página. Allí Alcántara La Torre zarandeó a los políticos del Oncenio y no pocas veces el mismísimo Leguía debió soportar las tomaduras de pelo de sus propios partidarios (las únicas que toleraba, por lo demás).

En algún momento el recuadro con la caricatura pasó a formar parte de la página o sección de opinión de los diarios y por tanto se integró al tándem Editorial, Artículos, Ensayos, coherentes con la línea central del diario.

La Caricatura es un género de Opinión que requiere oportunidad política y talento particular para el dibujo aunque alguna vez vimos una tira cómico-política norteamericana en la que el diálogo, ocurrente y punzante, era sólo entre puntos. Todo un desafío.

Nuestro periodismo tiene actualmente varios notables de aquellos editorialistas de papel y tinta. Cito sólo a cuatro y en orden alfabético y no de importancia porque todos son eso, importantes.

Juan Acevedo presenta en la Feria su “Ciudad de los Reyes”, visión personal y crítica de los limeños y peruanos en general, con dibujos-textos que datan de 1969, es decir casi desde que Juan tomaba lápices. Acevedo es un observador perspicaz de costumbres, maneras, cultura urbana; sabe cómo piensan, dicen los limeños desde Villa María hasta Las Casuarinas. Y los retrata y hace hablar trazando un testimonio imprescindible para los futuros científicos sociales criollos.

En línea parecida pero con estilo muy personal está Alfredo Marcos con sus famosos Calatos y Pitucas, personajes con los que esgrime crítica social sin importarle el medio en que aparezcan. Sus pobretones se han trasladado con comodidad de un periódico liberal a otro conservador, persistiendo en su línea de sátira.

Los formidables editoriales-dibujo de Eduardo “Heduardo” Rodríguez, representan la mordacidad sin concesiones. Y si al director no le gusta, que se aguante, como sucedió en la reciente crisis de su diario. Sus hieráticos muñecotes, lanzan dardos críticos que deben doler…

Carlos “Carlín” Tovar es el mandoble implacable, la burla de los personajes de actualidad política. Dibujante extraordinario, retrata y desdibuja a los protagonistas de coyuntura con oportunidad que hace reír, pensar y algo mejor todavía: coincidir con su punto de vista.

Son 4 grandes periodistas que dibujan. De quitarse el sombrero.

Publicado hoy en La Primera

2 comentarios:

verdemundo dijo...

Mis sinceras felicitaciones Heduardo.

Prefieres que te digan periodista o caricaturista?

Troba dijo...

ilustrador político, puede ser?