¿ QUIÉN DIO LA ORDEN ?
















La extraordinaria información que trae hoy Perú 21 sobre el origen del trágico operativo policial en la Curva del Diablo, en Bagua, nos acerca cada vez mas al Diablo que tomó tan torpe decisión.
Todo indica que esta afiebrada orden, con visos de pataleta, no la dio un uniformado sino alguien de muy alto nivel al que los uniformados deben obedecer sin dudas ni murmuraciones. Por su tremenda importancia, reproduzco íntegro el informe.




















.

Policía sí se apresuró en iniciar operativo de Bagua

Un día antes del desalojo se reunieron titulares de Defensa, del Interior y altos oficiales. En la cita no se fijó fecha para operativo, pero se hizo al día siguiente sin refuerzos.

Autor: Daniel Yovera

Documentos militares rotulados como “secretos”, a los que tuvo acceso Perú.21, confirman que la Policía Nacional del Perú (PNP) se apresuró en dar inicio al operativo policial de de-salojo de la llamada Curva del Diablo, en Bagua, el pasado 5 de junio.

Según los mismos, un día antes de la intervención policial, es decir, el 4 de junio, se llevó a cabo una reunión de alto nivel en la sede del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (CCFFAA) para planificar un operativo coordinado. Estuvieron el ministro de Defensa, Ántero Flores-Aráoz; la ministra del Interior, Mercedes Cabanillas; el ministro de Energía y Minas, Pedro Sánchez, y el jefe del Comando Conjunto, Francisco Contreras.

Sin embargo, en la reunión no se determinó que la operación debía empezar el 5 de junio, como al final ocurrió. En realidad, no se fijó ni el día ni la hora del operativo, pues se entiende que primero tenían que llegar a la zona –para auxiliar a los efectivos ya presentes– 800 hombres, entre militares y policías, provenientes de Lima, Tumbes y Chiclayo. Pero, lejos de esperar a que se concretara este despliegue, al día siguiente, muy temprano, la Policía inició el desalojo de la carretera con los pocos hombres que tenía, y, como se sabe, las cosas salieron mal. Alguien, sin duda, se apresuró.















REUNIÓN CLAVE. En la reunión del 4 de junio en el Comando Conjunto también estaban presentes, por el lado militar, el comandante general de la Fuerza Aérea del Perú (FAP), Pedro Minaya, y el jefe del Comando Operacional Aéreo, Walter Vojvodic; y, por el lado policial, el director general de la PNP, general José Sánchez Farfán; el director de Operaciones, Luis Muguruza, y el director de Inteligencia, César Pasco.

Según el Acta de la Junta Especial de Investigación Operativa de los sucesos de Bagua –que fue elevada al CCFFAA y al Ministerio de Defensa–, en la reunión del 4 de junio se estableció “el apoyo a ser proporcionado por las FF.AA. a la PNP, (pero) no se establece plazos, asumiéndose que estos se concretarán de acuerdo al tiempo que dure el despliegue de las tropas”.

Pero los 800 militares y policías que iban a reforzar a los hombres del jefe de la Dinoes, general Luis Muguruza, quien tenía a cargo el operativo, aún no habían sido enviados.

Pese a ello, según se lee en el documento, “esta consideración no es tomada en el planeamiento realizado por la PNP con motivo de dar inicio al operativo policial de desalojo (y) la fecha y hora no fue de conocimiento de los comandos militares” involucrados en la operación.















Es más, otro documento de la misma junta investigadora señala que “además de no esperar el despliegue del personal de las FF.AA., tampoco se esperó el arribo del personal de la PNP antes de dar inicio al operativo policial” del 5 de junio.

ENCUENTRO EN BAGUA. Esa no fue la única reunión que hoy pone en evidencia el apresuramiento policial. Según el Acta de la Junta Especial, el 4 de junio también se llevó a cabo un encuentro en Bagua entre el jefe de la Sexta Brigada de la Selva del Ejército, Raúl Silva, y el jefe de la Cuarta Dirección Territorial Policial, Javier Uribe.

En dicha reunión, el general Silva le recomendó a Uribe “la postergación del inicio del operativo hasta terminar el despliegue de las tropas”.

Este diario ha podido conocer que dicho encuentro se efectuó en la noche, horas después del evento ocurrido en el Comando Conjunto, en Lima. Según fuentes militares, todo indica que, para entonces, Uribe ya sabía que el operativo se ejecutaría al día siguiente, y así se lo hizo saber a Silva.















Ello explicaría la sorpresa de este último y su intento por que la Policía aplazara su decisión hasta que los 800 hombres hubieran terminado de arribar a Bagua. Pero, de acuerdo con las mismas fuentes, Uribe le habría dicho a Silva: “General, son órdenes, es decisión política”.

Una de las conclusiones a las que arriba la Junta Especial de Investigación es contundente: “El comando policial responsable de la conducción del desalojo de la Curva del Diablo inició el operativo sin tener en cuenta el término del despliegue del personal de las FF.AA. solicitado (por la Policía) en apoyo, situación que fue puesta de manifiesto por el comandante general de la Sexta Brigada de la Selva (Silva) en la reunión de coordinación” sostenida con Uribe.















Quedan flotando entonces las siguientes preguntas: ¿Quién tomó la decisión de iniciar el 5 de junio el operativo si no había condiciones para ello? ¿Lo hizo el comando policial sin autorización de la titular del sector, pasándola por alto?

Si no fue en la reunión del 4 de junio entre Flores-Aráoz, Cabanillas y los altos jefes militares, ¿en qué momento se ordenó la operación? Este diario quiso hacerle esas preguntas a la ministra Cabanillas, pero, pese a nuestros requerimientos, ello no fue posible.

Un alto oficial presente en esa reunión comentó a este diario que “si ese día no se fijó fecha, fue sencillamente porque las cosas no estaban listas, y si bien un día tentativo era el 5 de junio, eso dependía de que el despliegue de tropas hubiera terminado”.

Publicado hoy 25/6/2009 en Perú 21

3 comentarios:

Andres dijo...

Me vuelvo a preguntar ¿la prisa en Bagua tiene una relación directa con el roche "Panamericana"?

El Chichero dijo...

Revelador informe para mas leña del arbol caido al fuego

Troba dijo...

El que dió la orden es un gordito sexagenario que olvida su litio, fue reo contumaz, le gusta la sangresita con sangria y responde al chaplín "el mal menor"?